jueves, 6 de marzo de 2014

La realidad supera la ficción

Cuando hablo de mis hijos, sobre todo de Leo, como por ejemplo en la entrada de la semana pasada "LA EDAD DEL POLLITO "intento no profundizar demasiado e intentar explicar las cosas con un poco de humor... pero la realidad no tiene nada que ver con lo que escribo.

En frío intento tomarme las cosas de otra manera, y encontrar la parte graciosa y las posibles soluciones... pero supongo que como todas las que hablamos de los quebraderos de cabeza de nuestros hijos, lo pasamos mas mal, de lo que en realidad dicen nuestras letras.

Cuando digo que me estoy volviendo loca, algunos me imaginaréis así:


Y aunque la imagen tiene su qué, mi cara, mi humor, mi todo... mi ser real a veces está completamente por los suelos. 

Ser madre/padre es una lucha diaria, y nos es fácil, porque a veces nos agotan la paciencia de tal manera, que por no hacer ninguna locura, le acabarías arreando un puñetazo a la pared. 
Pero en vez de eso, me muerdo las uñas, literalmente, después de 10 años sin mordérmelas y lucir una manicura perfecta, mis uñas son ahora un asco. 

No pierdo la esperanza que conseguiré un remedio que me vaya a la perfección para conseguir la obediencia de mi hijo, porque a veces, negociar y "jugar" para conseguir nuestros objetivos no es suficiente. 

Y mi hijo tiene a veces las hormonas como una preñada, porqué sin venir a cuento, se le gira la pinza, y de estar alegre, por una tontería de nada, se enfada, me grita, llora... y yo... con las ganas que tenía de verle después del colegio, me encuentro con un recibimiento así, delante de todos... y me entran ganas de meter la cabeza bajo el suelo como un avestruz, a veces de vergüenza, a veces de impotencia porqué realmente no sé cuál es el remedio. Y lo único que puedo hacer ante las rabietas, es darme la vuelta, y hacerme la sorda.

Creo que en algún momento de su vida, se me escapó. No le tenía mimado, pero quizá cuando me toreaba ya con 1 añito y poco, no me cabreaba con el tono adecuado, quizá no le castigaba porqué creía que igualmente no era consciente... no se si fue con 1 año, con 2, antes o después... pero llegó un día que mamá (yo) decía "no, para, escucha, no hagas esto, ven"... y nada de mis órdenes se cumplían porqué el niño se reía sólo de mi. 

Y ahora, que parece que está más rebelde que nunca, llevo muuuuuuchos meses poniéndome seria, castigando, enfadándome de verdad e intentando que no se salga con la suya, pero aún así... le cuesta acatar mis órdenes.

Y no quiero que me pase con Max. 
Está a punto de cumplir 1 año, y si, vale, es un bebé, pero ya empieza apuntando maneras con rabietas, como enfadarse y dejarse caer para atrás, hacerse daño y seguir haciéndolo... por sus narices... y claro, ¿ se supone que debo cogerle y mimarle ? A partir del año ya son mas conscientes, y aunque no me entienda absolutamente, cuando hace eso, le tengo que reñir. Pero claro, es que Max, tiene un gran maestro de quien aprender.

Qué miedo me da cuando Max tenga 3 y Leo 5. 

Afortunadamente, mi mente imagina que todo será genial, que conseguiré que Leo cambie, que es una faceta de la edad, que serán hermanos/amigos, que podremos hacer las cosas juntos, sin necesidad de que un día a la semana tenga que encolomar a uno porque el otro está celoso. Quiero pensar que en poco tiempo, todo será más fácil.
Y por mucho que desee eso, e intente mejorar la situación, es difícil, porque así es la vida real.

8 comentarios:

  1. Flor! Con el peque ya eres madre experimentada e intentaras reconducir sus comportamientos, y aunque cada niño es un mundo, marca los limites desde bien pequeñito... Q luego sera como sea pero tu sabes lo que quieres y lo que no.
    Tu puedes nena...

    ResponderEliminar
  2. Me leo y parezco un indio hablando... buff q espesura llevo... :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hao yo ser loca, tu tener razón !!
      Jajajjaja q va mujer !!!
      Si es verdad, ahora se que los niños nos dominan des de bien pequeños, y aunque cada uno es de una forma distinta aunquevlos eduques igual. Pero por si a caso, quiero que me respeten, y con Leo me está siendo una odisea... Pero es questión de tiempo ! Y con Max... Eso, con la experiencia supongo actuaré con razonamiento !!!
      Gracias cariño !!!! Un fuerte beso a ti y a las princesas !!!!

      Eliminar
  3. Laura, te digo por experiencia. Los celos son así, Nora en clase es una niña diez y en casa es como la niña del exorcista. Hay que ponerles límites, pero es mejor hacer las cosas firmes, sin enfadarnos, sin llegar al borde de la locura. Desde la empatía, los tres son así, los niños no es que obedezcan órdenes, son capaces de entender las cosas, muchas veces nos da la sensación de que no hacen ni puto caso, de que luchan contra nosotras, y es que estamos tan cansadas que cuando hacen las cosas que queremos no nos damos cuenta y sumamos las negativas. Y hay una cosa súper importante: ellos reflejan nuestras emociones. Tu estado de ánimo influye directamente.

    Cambia el punto de vista a "entiendo que te enfades, pero no puede ser", respeta su enfado, dale tiempo y verás como tú vas disminuyendo tu nivel de ansiedad. Suele ser más el cumplimiento de un horario que su propio comportamiento lo que nos lleva al punto álgido del nerviosismo. Dales un voto de confianza ;) dátelo a tí. Un besote y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapetona !! Gracias !!
      Lo sé, lo que pasa que hay días en que exploto, no puedo más... Que a pesar de cambiar el chip, no encuentro mejoría... Tengo paciencia, mucha, pero se me termina. Y ayer por ejemplo Leo me la lió muy gorda, por una tontería. La gente le miraba alucinando, y eso me mosquea, pero realmente se que cada uno tiene lo suyo y les gustadecir a vece " mi hijo no hace eso" .... Ayer me frustré mucho... Pero por la noche me relajé y estoy a tope otra vez, menos mal !!, jejejejje muuuuua

      Eliminar
  4. Hola cielo, no te puedo hablar de mi experiencia porque todavía no la he tenido, pero te puedo hablar por lo que veo de mi sobrino... Ha estado sobremimado (a mi parecer) de siempre, para que te hagas a la idea, con año y medio en lugar de pedir agua diciéndolo, señalaba una botella y directamente iba a su mano, sin tener que esforzarse para nada. Y lo que veo es que crece y la historia sigue igual y mucho me temo que todos los cachetitos "molestos" que no reciba ahora, se lo va a propinar a los demás...

    Con 7 años se enfada si no gana a un juego, pero enfadarse al nivel de pegarle a todo niño que pille por delante.

    Con esto te quiero decir que puede ser una época muy dura para ti, pero verás como obtendrás resultados y verás que tanto Leo como Max van a ser magníficas personas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapetona. Hoy eh estado hablando con otra madre del tema en el colegio. Y me ha sorprendido porque su hija es igual que Leo, y por una parte me alegra el pensar que son carácteres.
      No sabría decirte si le eh tenido mimado. Quizá al ser primeriza siempre estaba pendiente de él antes de que se cayera en vez de dejar que se diera los golpes necesarios. También cuando hacía algo mal le regañaba pro muy rápido le daba un beso porque me sabía mal... Y no se si esos son los motivos. Y con la experiencia de uno, se en qué cosas no voy a pecar con Max, aunque ya veremos después el carácter q se gastará jajaja
      Y tu haces muy bien fijándote en tu sobrino, porque así ya prcticas de alguna manera (mentalmente) es decir, que empiezas a saber qué cosas harías a tu hijo y como le educarías ! Un abrazo !

      Eliminar
  5. Veo muy reflejada a medusi con Leo, ya lo sabes! Pero creo que es cosa de la edad y tambien del caracter que tengan, porque parece mentira pero desde muy pequeños ya tienen su genio y sus preferencias.
    Pero seguro que lo estas haciendo estupendamente, mucho ánimo para esos momentos de crispacion

    ResponderEliminar