miércoles, 5 de marzo de 2014

"PARANOIA" durante el embarazo y después...

La paranoia es un cambio emocional que también se produce durante el embarazo y después de parir, sobre todo en las primerizas.

Cuando te quedas embarazada crees que todo va a ser perfecto, y es así, pero tu mente puede jugarte malas pasadas, y ya ni te digo si eres una persona bastante emocional de serie.

Cualquier cosa te lo tomas como algo personal, y exageras la situación de tal manera que eres incapaz de darte cuenta que desvarías, y como no te das cuenta sufres, pero también haces sufrir a quien tiene que aguantarte (léase marido/pareja) pero es su función, que por algo ha decidido tener hijos contigo.

Piensas que todo el mundo debería estar pendiente de ti, amoldarse a tus necesidades, a lo que demanda tu cuerpo, y sobre todo tienen la obligación de saber en que estás pensando y que puede o no sentarte mal.
Los amigos pueden mirar por ti, pero también tienen su propia vida, ganas de salir de noche, trasnochar, madrugar... cosas que tu no puedes hacer, pero ellos deben y tienen que seguir haciéndolo, y tu te vas a cabrear por ello, porqué vas a pensar que hacen las cosas a drede para que tu no puedas ir, pero realmente no es así.

Cuando estás embarazada, te crees que eres el ombligo del mundo, pero no lo eres ni antes, ni durante, ni después.

Llega un momento en la vida, a medida que te haces mayor, que no estás para ciertas tonterías. Una persona puede ser comprensiva con una embarazada o con una primeriza paranoica, pero hasta cierto punto, sin agobiar.

Y esto a mi me costó mucho comprender. No me di cuenta que mi cabeza se montaba unas películas exageradas.
Pero por suerte, tenía a mi marido a mi lado, que me metía una caña impresionante, que se enfadaba conmigo porqué no comprendía como podía llorar, o enfadarme por cosas simples... y sobretodo me abría los ojos para que viera que me estaba equivocando, pobre, lo que pasó.

Y ahora como madre (un poco mas experimentada) y con la cordura (una parte de ella) en su sitio, lo veo des de el otro punto de vista. Y como mi vida ya ha seguido un camino, tengo mucha faena, y mil cosas por las que preocuparme, no tengo porqué aguantar jilipolleces de nadie, sean embarazadas, primerizas, o ninguna de las dos... tengo mi vida, y no quiero que nadie me la complique.

El poder de las hormonas es muy grande y puede hacerte mucho daño a ti y a los que viven contigo. Pero lo importante de esto, es intentar darte cuenta de que hay algo que no va bien, e intentar rectificar.

Menos mal que encontre la paz interior :)


13 comentarios:

  1. Se ve que con lo tranquilota que yo soy ni siquiera las hormonas del embarazo lograron revolucionarme de esa forma, pero sí ¡no está la gente como para aguantar tontadas de preñadas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro muchísimo de que seas más fuerte que ellas, porque son unas mamonas de narices jajajajaja

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jajajajaja tan poderosas que son capaces de hacerte enloquecer !!!

      Eliminar
  3. Hija! lo has descrito tal cual. Las embarazadas y las recien paridas nos montamos una película... pero también hay que reconocer que no son solo las hormonas, yo creo que también vamos aprendiendo con los años a priorizar, maduramos, nos hacemos más fuertes y, sobre todo, más realistas. Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sisi, tampoco son solo las hormonas... como he dicho... depende de lo influenciables que podamos llegar a ser... si somos bastante quejicaes (en mi caso) con las hormonas se multiplica x10 jajajaja
      un besito guapetona

      Eliminar
  4. Pues eso es lo importante guapa, que hayas encontrado la paz interior! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y menos mal... porque paranoica soy peligrosa jajajajjajaja
      muuuuuuak

      Eliminar
  5. A mí me pasa ya en el SPM, no necesito estar embarazada para sufrir las hormonas... Es algo para lo que ya llego concienciada al embarazo, o lo intento :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues de verdad espero que no cambies mucho cuando estés embarazada. Yo sin estarlo también era muy sensiblera, y siempre tenia un "pero" en la boca, o todo me parecía mal... y cuando me quedé embarazada ya la cosa era muy exagerada... como estar en el desierto y ver oasis... igual !!!!
      :P

      Eliminar
  6. Mi esposa a llegado al punto de creer que si le tocó el ombligo perjudicó al bebé, jaja :/

    ResponderEliminar