martes, 8 de julio de 2014

Cosas que me mosquean...

Ahora que tengo un negocio, y que éste mundo era absolutamente desconocido para mi, estoy aprendiendo muchas cosas, sobre todo cosas que no haré a partir de ahora cuando vaya a otro bar/restaurante, porqué lo mismo que a una dependienta le jode molesta que le cojan la ropa recién doblada, pudiendo ver el mismo modelo que tienen colgado, en el mundo de la hostelería pasan cosas que aunque sean mínimas, fastidian, y más cuando esto no es un local grande, y todo es bastante más limitado.

SOBRES MEDIO VACÍOS: cuando recojo los cafés, y están los sobrecitos del azúcar intactos y los coges para guardarlos, y resulta que está abierto y medio vacío, y todo el azúcar se cae por toda la barra y lo ensucias todo... (¡lo odio!)

BILLETES DE 50€: Para pagarme un café. Me joden  el cambio, lo siento. A partir de ahora siempre llevaré calderilla, que se agradecen mil las monedas. jejeje

HAMBURGUESAS AL GUSTO: Menos mal que no hemos puesto "hamburguesa al gusto" porqué ya sería lo más de lo más. Es normal que de las hamburguesas que hay, algún ingrediente no te guste, y lo quieras eliminar. La cosa es que me quites ingredientes, pero además me pidas que la que es de ternera, sea de pollo, y quieras añadir ingredientes de la que es de atún y de la que es vegetariana... me deslomo apuntando en la libreta para que quepa todo, el cocinero también se vuelve loco, y después el precio no es el mismo, porqué hay ingredientes que son caros de cojon...

ESTAMPIDA: Cuando la gente va entrando poco a poco es lo mejor, sirves a todo el mundo con calma, les atiendes más a gusto, estás por ellos... pero cuando entran 20 personas de golpe es bastante caótico.

LAS 12 DE LA NOCHE NO SON HORAS DE CENAR: esto no es un McDonalds, y se nota. Como mil restaurantes hay un horario de cocina, y trabajadores que tienen su horario y tienen que descansar. Como clientes (y me incluyo) esto se nos pasa por alto, pero cuando el hambre aprieta... Nosotros a las 23:30 cerramos cocina, si pasan 10 minutos tampoco pasa nada...

TORTOLITOS: Una anécdota:
Recuerdo un viernes noche que hubo una faena increíble. El restaurante estuvo a tope, pero por suerte la gente a su ritmo cenaba y se iba.
Vino una pareja de unos 25 años a las 22:30h. A las 24h la chica no se había terminado la ensalada aún. A la 1 de la mañana tampoco, pero seguía comiendo. A la 1:30 todo el mundo se había ido menos ellos. Y lo único que quieres es poder barrer, fregar, limpiar la cafetera... cada dos por tres les preguntamos si les faltaba algo, y decían que no, que ya estaban. Bueno, la cafetera se podía hacer. No se iban aún... eran las 2 de la mañana, y sintiéndolo mucho y de forma amable les dijimos que estábamos cerrando. No se iban. A las 2:30 les amablemente también si podían terminarse la copa de vino que les había durado toda la noche abajo, para poder limpiar. Si si, ya estamos, ya nos vamos, perdona - dijeron.
La camarera aprovechó para empezar a fregar la parte de arriba, mientras que la parte de abajo ya estaba todo fregado y recogido, las sillas encima la mesa... tan solo faltaba la parte de la barra y la salida.
Pagan. Y preguntan si pueden tomarse un cubata. (tócate las pelot...)

LAS COSAS POR SU NOMBRE: Reconozco que soy una persona que se me tienen que decir las cosas masticadas. Supongo que estoy acostumbrada a hablar mal, o a hablar como lo hace todo el mundo, pero hay palabras, que tienen su nombre real y que desconozco.
El otro día me pidieron un bocadillo de "bull blanc" y yo no sabía lo que es. Recuerdo que soy nueva en éste mundo, pero el BULL de toda la vida es BUTIFARRA. ¿Por qué me lo ponen tan difícil ? jajaajaja


Pero también hay muchas cosas que me hacen feliz.
Pase lo que pase, tanto mi marido como yo, tratamos a todo el mundo como si los conociéramos de toda la vida, (tampoco sin confianzas) pero siempre tenemos una sonrisa puesta, siempre intentamos dar conversación (sin enrollarnos) pero siempre preguntamos si han comido bien, si han estado a gusto... Y la gente siempre se va satisfecha.

Mañana hará sólo 2 meses que hemos abierto, y aunque todo esto es muy difícil, estamos muy contentos, porque vemos que le idea de montar esto valió la pena (aunque yo no como hamburguesas) jajajaja


8 comentarios:

  1. Quines aventures!! Ara, el bull és el bull, eh¿? I la botifarra una altra cosa :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja jo sempre havia escoltar "butifarra blanca" xD jajajajajaja

      Eliminar
    2. El bull és més gran que la botifarra :-)

      Eliminar
  2. Siempre cambian mucho las cosas cuando se ven desde el otro lado. Mucho ánimo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es verdad !
      Son xorradas lo sé... pero como bien dices... hasta que no estás en el otro lado no te das cuenta :P
      besitos guapa

      Eliminar
  3. Qué bien Laura, me alegro un huevo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta lo que dices y te doy la razón en todo, yo no tengo negocio propio pero si trabajo en la hostelería y los negocios son como si fueran mios y pasa exactamente como tu dices , bueno y muchas cosas más, como pedir un vino y al decir el precio decir que no lo quieron, cuando han dicho que quieren el mejor y bueno si te contará no acabaria nunca. Paciencia y como tu dices una sonrrisa siempre, espero que siga el negocio super bien. un saludo

    ResponderEliminar