miércoles, 17 de septiembre de 2014

MAX: 18 MESES (ficha crecimiento)



A partir de ahora, con todo lo que tengo anotado, las entradas que he hecho, y apuntes a parte, voy a hacer fichas de crecimiento, al igual que las trastadas que van haciendo en su vida, todo lo tengo guardado, blog imprimido, otras cosas que no son para contar ni aquí ni a nadie... y estas fichas, les estoy haciendo a mis hijos un resumen fácil sobre su evolución, de bebés a niños, y de niño a adolescentes...


Ésta es una plantilla de las fichas que estoy haciendo, la foto (que no se porqué no sale pixelada) realmente les pongo foto de carnet. 

Hoy Max cumple 1 año y medio de vida. Un año y medio de más locura que nunca, porqué la vida con dos, y en las edades en las que se encuentran ambos ahora mismo son bastante ... "especiales", eso según como sea cada uno, claro.

Max aprende rápido, sobre todo a hablar. Lo repite todo, todo todo. Su última palabra chunga ha sido "EXTINTOR" (etitó), ahora que cuando vea uno y lo diga es otra cosa, pero lo intenta... empieza a decir más de dos palabras seguidas. 
Tiene carácter. Sobre todo tiene claro cuando algo no le gusta, y le expresa gritando, o tirando lo que tenga en mano. 

La guardería le va muy bien... entrar, entra contento, pero si hay algún niño/a llorando se le contagia. Hoy me ha dicho adiós llorando, pobrete. 

Su última trastada fue éste lunes. Como lo toca todo, y a veces es imposible tener todo fuera de su alcance, o cerrar puertas para que no entre...pues el niño bebió friega suelos. Afortunadamente no tuvieron que hacerle ningún lavado de estómago, la cantidad fue en gotas, y quedo la cosa en un susto... pero cuando me llamó la abuela para que lo fuera a buscar... uffff ansiedad total ! 
Malo es un rato... y mira que Leo es un bicho (ahora) pero estas cosas con Leo no pasaban, digamos que era un santo. 

Ayer le descubrí un par de muelas. Sigue sólo con 4 dientes arriba y 4 abajo. Los colmillos se ven que le van a salir, pero claro, no esperaba encontrarme con dos muelas al fondo fondo. 

Come como un campeón. Su verdurita triturada por las noches, y cuando termina tiene que picotear la cena de su hermano. 
En la guarde se ve que ya come entero, como espaguetis, macarrones, carne... yo aún no se lo había puesto como plato, si se lo había dado a probar, pero al faltarle las muelas le costaba masticar y le dan ascos... pero en el colé, oye, se lo come todo. 
Al igual que me sorprendió que no le costara dormirse al lado de los demás niños, en la colchoneta. En casa la tengo mal acostumbrado, cuando le meto en la cama llora y chilla, así que el único remedio que me queda para poder atender a Leo a la vez es ponerle en el cochecito y mecerle si hace falta. Pero es bien bien, que fuera de casa sorprenden, así que ahora, a la hora de dormir, intentaré hacerlo de otra manera. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario