lunes, 9 de marzo de 2015

Cambios en Leo

Como dije en el anterior post , si se presta más atención al hermano mayor, que es quién más lo necesita, descubres que está en un momento de su vida muy divertido, en el que ha crecido de golpe, en el que aprende muchas cosas...
Como soy su madre, y cuando estoy con los dos a la vez, tengo que dosificar mi atención. Pero Leo sigue estando en un momento en el que quiere necesita que esté por él.
No dirá que me necesita, pero acabará explotando.

Hace un par de semanas, estalló. Pobrecito, me dio mucha pena:

Era sábado por la mañana, yo me iba a dar un paseo con los dos y su padre iba a comprar. Él le dijo a Leo si quería acompañarle y que irían a una pequeña feria también. Así que Leo quiso quedarse e irse con su padre. Cuando me quiero despedir de él, no lo encuentro. Busco y se había escondido detrás de la puerta de nuestra habitación llorando.

- ¿ Leo, pero que te pasa ?
- Es que tu siempre estas todo el rato con Max - con unos lagrimones y sollozos...
- ¿ Pero no has dicho que querías ir con papá ? Ven conmigo si quieres también, pero Max tiene que venir porqué papá tiene que comprar muchas cosas y con el carrito no podría...¿Qué quieres hacer ?
- Quiero ir con papá

:/

Son de esas cosas de él que no entiendo mucho, que no sabe lo que quiere, o si lo sabe pero en el fondo le molesta que yo esté con Max. Y el pobre explotó, y eso que el plan con su padre era mucho mas divertido que conmigo...

Por eso siempre digo que Leo necesita sentirse especial, y no sólo por mi.

También tiene esas cosas de niños que empiezan a descubrir cosas del mundo, defectos de la gente... y aunque me haga mucha gracia, es el momento de no darle bola porque si no va a empezar a meterse con todo el mundo:

- Mama, X es un mono
- ¿ por qué es un mono ?
- ¡ porqué tiene las orejas muy grandes !

o

- Mama tienes la nariz acabada en punta, así mira (e intenta hacer mímica de como es mi nariz ¬¬ )

Hoy por ejemplo hemos ido a comprar al súper, y yo me he comprado tinte para el pelo. Cuando hemos llegado me he puesto a ello, y Leo súper emocionado. No se ha movido de mi lado hasta que he terminado.
¡ ah ! También casi se enfada conmigo porque quería elegir el color naranja en el súper y no había manera de hacerle entender que no quería ese color.


En resumen. Los 4 -5 años es un momento único, es una edad muy bonita que hay que intentar no perderse.
Es complicado si hay hermanos pequeños en nuestro caso. Es difícil hacerle caso a Leo para no herirle, pero es difícil a la vez intentar no perderse nada del pequeño. Pero todo se puede. Tan sólo es conocer bien a los dos y saber cuáles son sus puntos flojos (o fuertes) saber qué necesitan en cada momento, y también como hago yo, tener un día único para cada uno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario