miércoles, 26 de marzo de 2014

Tengo un palique ...

A veces hablo poco, pero otras muchas veces hablo demasiado. Y no el sentido de que voy largando chismes o contando cosas de otras personas, no, en el sentido de que hablo demasiado de mi, que con una explicación sencilla habría suficiente, pero no me doy cuenta, y lo único que pretendo es intentar que se me entienda. No es mi intención que sepan mi vida, pero hablando de ésta manera saben demasiado quiénes no deberían.

No tengo problemas con mis amigos, y en este caso, el ejemplo más fácil, hablar con las otras mamás del colegio.
Hasta día de hoy tengo confianza con unas pocas, con las que hacemos el grupito junto con los peques por las mañanas antes de entrar y antes de recogerles, tampoco una confianza de amistad, pero si para comentar nuestros problemas y asesorarnos mútuamente, sea con temas educativos y/o personales.

Hay otras mamás que aunque las conozca, y haya cruzado algunas frases, no hay más. Y son con éstas mamás, con las que 1 día de muchos que tiene el mes, te paras a hablar un buen rato, y es con ellas con las que mi medida de hablar demasiado debería ahorrarme.

Para que entendáis a que me refiero pondré un ejemplo.

Hace unos días tuve una conversación con una de mamá, y ella me pregunto si llevaba a Max a la guardería, y en vez de contestarle un simple No, me enrollé como una persiana de por qué no le llevaba: que si estoy en el paro, que si tenemos un proyecto en mente y puede que al curso siguiente si lo lleve... y todo bastante detallado.

Y aunque yo me siento a gusto contando, porqué me considero una persona bastante abierta, después, cuando llego a casa me como la cabeza pensando en por qué explico tanto mi vida, cuando yo de la otra persona después no recibo lo mismo.
Es algo que me sale sin querer, y no es que la otra persona no merezca saber mi vida, pero cuando tu explicas y ves que la otra persona si mide sus palabras en explicarse, es cuando digo, a la próxima no hablo tanto.

Y es algo que me he propuesto, y aunque no considero que sea un defecto, quizá tampoco una virtud, pero a veces peco de inocencia y soy demasiado amigable cuando debería ir mas despacio. No creo que sea nada malo.

Pero a veces tengo la sensación de no saber como expresarme si no es de ésta manera.


Y mira si hablo, que hasta mi marido me lo dice, y tenemos conversaciones cómo ésta:

Marido: (desvistiendo a Max) ¿ Está sucia la ropa, la pongo a lavar o se lo vas a poner mañana ?
Yo: Hombre, ha estado por aquí gateando todo el día...
Marido: Pero a ver, ¿ no es más fácil que me digas si o no ?

jajajaja bueno y eso pasa en muchas conversaciones que tenemos, que no soy clara y contesto con otras frases que no dejan nada claro a lo que me ha preguntado, y el pobre, se pierde jujujuju








9 comentarios:

  1. Me parto con la viñeta... no la había visto, y mira que el temita dio de sí en su día...
    Pues hija! yo te entiendo, porque soy igual
    "Hola, qué tal estas?" y ya estoy yo contándole mi vida a diestro y siniestro. Si no, se lo preguntas a "Yo no soy superwoman", que en nuestra desvirtualización le conté en una hora obra, vida y milagros y después me marché pensando, "no me habré pasado?"
    Estoy con ese proyecto que os traeis entre manos en un sinvivir. Ya me contarás!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pues te voy a dejar vivir !!! Al final SIIII lo hemos conseguido ! El banco ha dado el visto bueno y la semana que viene firmamos y ya empezamos a reformar (pintar y poner bonito) el local. Es un bar restaurante... pero no típico ... es algo más selectivo... que ya contaré cuando esté montado no sea alguien nos plagie antes de empezar ! Si todo va bien antes de semana santa abrimos !! :)

      jajajaj estoy segura que a Paula le encantó escuchar tu relato de tu vida, igual que me gustaría a mi. Además entre las que nos escribimos aquí y las rrss ya da la confianza para poder hacerlo, no somos tan desconocidas... :)
      Al final será que también somos almas gemelas tu y yo !!! jejejejeje muuuuak

      Eliminar
    2. Pues cómo me alegro de que vaya para delante!!!! Crucemos los dedos y antes de Semana Santa nos pones al día... Yo por aquí estoy descubriendo a gente con la que realmente conecto muchísimo. Es un gustazo

      Eliminar
  2. Esta entrada la podría haber escrito yo, tal cual. Incluso la conversación con tu pareja... jaja. Un beso y yo lo intento pero creeme que no lo suele conseguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaja si es que las mujeres al final... somos un poco hasta cansinas eh jajajajajaja muuuuuak

      Eliminar
  3. A mí también me pasa eso, sobre todo comn las preguntas de marido...jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja después lo piensas y la verdad que tienen razón, pobrecitos jajajaja

      Eliminar
  4. Jajjajajajaja, me he reído mucho con la imagen.

    Pero por otro lado te quería decir que a mí me pasa lo mismo!!!!! De repente la lengua se suelta y oye, hasta dices de qué color llevas las bragas y nadie te ha preguntado (en mi caso). Poco a poco voy apreniendo a refrenarme y cuando me doy cuenta sólo tengo que pensar en la mejor manera de desviar la atención y, sin cambiar de tema, preguntar algo al respecto a la persona con quien hable. Es lo único que me ha funcionado y de momento genial.

    En ese momento no tienes que pensar si debes contar todo eso o no... simplemente preguntarte: "¿Yo lo sé de ella?" y atacar. Porque si divagas en la mente se va la lengua. Ahí está el kit de la cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso debería hacer yo, darme cuenta antes de seguir hablando. Por el momento me he controlado bastante, tampoco he tenido más conversaciones con gente no tan conocida...
      Es que esa es otra... si yo suelto mucha información después yo también intentar preguntar para entrometerme un poco así estamos al mismo nivel jajajajaja

      un besazo guapa

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.