lunes, 26 de mayo de 2014

De bodorrio con los niños

LA BODA DE MI MEJOR AMIGA

Éste sábado se casó mi mejor amiga y también era la primera vez que íbamos de boda con los niños, así que era una prueba que había que pasar para próximas bodas.

Tengo que decir que los niños se portaron fenomenal. Yo sufría porqué la boda empezó tarde (sobre las 19h), sufría por Max, que si le cambias un poco la rutina de horarios se descontrola mucho, por Leo no. Leo aguanta lo que sea y siempre tiene mucha marcha.

Cuando entramos en la Catedral de Girona, pensaba "verás Max la que lía" y es que cuando está en el cochecito, en brazos... a los 5 minutos se agobia y empieza a chillar, pero por suerte se quedó medio dormido. Leo también se portó muy bien, lo que al principio no sabía donde quería estar, si conmigo o con la abuela, que estaba dos bancos mas atrás de nosotros, y estuvo un rato paseándose, al final decidió quedarse con la abuela.

De camino al restaurante se durmieron los dos, 5 minutos de sueño. Cuando llegamos allí, en el jardín se hacía el pica pica, y por suerte habían unos columpios dónde Leo permaneció jugando todo el rato con otros niños. Max con nosotros, un poco inquieto, no quería cochecito ni brazos, quería gatear, y claro, nosotros detrás porqué se iba dirección a una piscina a tocar el agua o a cualquier otro lado lejos de nosotros.

Sobre las 22h entramos dentro para cenar. Leo tenía que ir a la mesa con los demás niños, y pensé que querría venir con nosotros o estar sentado con la abuela, pero dijo que quería quedarse allí con ellos. Nuestra mesa estaba en la otra punta del salón, y apenas le vi en toda la cena. Se pasó la noche jugando con otros niños, mayores, que le cuidaron muy bien y él se lo pasó teta.
Max estaba en el cochecito con nosotros, ya cansado, medio dormido, y cada vez que sonaba la música (cuando entraron los novios) o cuando gritábamos (toda la gente) el "Viva los novios" Max se ponía a llorar asustado, y es que el jaleo no le gusta nada.
Se desveló y aguantó un par de horas más. Sobre las 00:30h se durmió definitivamente, y más tarde volvía a sonar la música para hacer entrega de regalos de los novios a quiénes ellos consideraron (yo me llevé un súper regalo precioso) me acercaba a Max para comprobar que seguía dormido, pero el pobre tenía los ojos como platos, sin decir nada, y se volvía a dormir... y así repetidas veces...

Sobre las 2:30 de la mañana nos fuimos, y otra vez pensé que el hecho de cambiarle del cochecito al coche, y después del coche a casa se desvelaría, y por suerte no fue así, Max durmió hasta las 6:30am, se tomó su biberón y siguió durmiendo hasta las 9 de la mañana. Leo también se durmió en el coche, y dormido le pusimos el pijama y hasta las 11 de la mañana no despertó.

Cuando vas a una boda con niños es lo que tiene, sufres por ellos, que estén bien, y disfrutas de otra manera. Me hubiera gustado no llevarles para disfrutar yo, de la boda de mi niña, de mi mejor amiga, pero no pudo ser, y de hecho no me importa, porqué yo a pesar de no beber, y estar durante toda la ceremonia y convite sentada, el domingo estaba destrozada... así que no me quiero ni imaginar si me hubiera soltado la melena.


1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.