jueves, 7 de mayo de 2015

Ea ea ea, mi hijo me torea 🎶

Mientras que en un abrir y cerrar de ojos Max ya ha cenado ( él no come, engulle) Leo ésta semana me torea mogollón y me tiene frita. 

Si, vale, se me encanta viendo los dibus cosa que a partir de mañana cambiará: fuera tele. Pero iba comiendo.

Ésta semana no quiere y no le gusta nada:

- la sopa no le gusta (así de repente)
- la tortilla no le viene bien
- la leche que está más buena la de casa de la abuela
- las patatas fritas que así no son, que son redondas (¿what?)
- el pollo que no lo he hecho bien

Y así cada día sin casi ni cenar la mitad de lo que le pongo.
Lo siento mucho hijo mío, pero hasta aquí hemos llegado. 

Como no le venía bien nada ésta semana, yo, tonta de mi, claro no iba a dejar a mi pobre niño irse a dormir sin postre, pero no, se ha acabado: ¡Ni postre ni leches ! 
Hoy es de esos días que la paciencia a podido conmigo, ¿ no quieres cenar ? Pues a la cama. Raro ha sido no levantarse y pedirme comida, cuando he ido a ver que hacía estaba sopa. 

No hay nada que me moleste mas que jueguen conmigo de esta manera, y en 4 años y medio nunca he sido tan tajante con la comida, pero ya me he cansado. 

Él no puede entender que estoy el día fuera trabajando y que cada noche, como cada desayuno es una agonía y una lucha constante el pensar que puedo darle para que al señorito le parezca bien. 
Yo, que soy de poca idea imaginativa para cocinar...

Y si el remedio que me queda es este, pues así será. 

No puede ser que Max coma lo suyo en 5 min contados, y encima le ayude a comerse también lo de su plato. 

¡ hartaaaaa !




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.